No separar los residuos implicará multas de hasta 1.500 euros

nov 16, 2013   //   by lodosmurcia   //   Medioambiente, Noticias, Residuos  //  Comentarios desactivados en No separar los residuos implicará multas de hasta 1.500 euros

Es un compromiso de todo ciudadano que, de no cumplirse, implicará un serio disgusto, en forma de sanción económica. La nueva OrdenanzaMunicipal de Residuos, aprobada inicialmente en el último pleno, establece como ‘obligación’ de los ciudadanos la separación de los residuos que generen en sus hogares y su depósito en los diferentes contenedores de recogida selectiva. Depositar los residuos sin separarlos por fracciones (vidrio, materia orgánica-resto, papel-cartón, envases de plástico, metal o brik, o ropa y calzado, entre otros) o en contenedores o puntos de recogida distintos a los identificados para ello, supone una «infracción grave», y, en consecuencia, susceptible de una multa de entre 701 a 1.500 euros.

La nueva Ordenanza —en sustitución de la que estaba en vigor desde 2007 y que se adecua a la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados— establece toda una serie de obligaciones generales de los ciudadanos. Además del compromiso de separación de residuos, la normativa indica que los ciudadanos están obligados a reducir el volumen de los residuos, compactándolos para aprovechar al máximo la capacidad de las bolsas y contenedores; algo que, de no hacerse, podría ser motivo de sanción, de entre 100 y 750 euros. También, como novedad, la normativa indica que los ciudadanos deben comunicar al Ayuntamiento la existencia de residuos abandonados en la vía o espacios públicos.
La normativa, de 54 artículos, y actualmente en exposición pública, también aclara las competencias que corresponden al Ayuntamiento en esta materia, partiendo de las nuevas definiciones que recoge la Ley 22/2011; de residuos «domésticos» -abandonando el término de residuos urbanos o municipales- y «comerciales», que son los generados por la actividad propia del comercio, de los servicios de restauración y bares, de las oficinas y de los mercados, entre otros.
Así, sigue siendo obligatoria la recogida, transporte y gestión de los residuos domésticos (producidos en hogares) y asimilables a éstos, producidos por comercios y servicios. No obstante, y según explica la concejala de Medio Ambiente, Paloma Maroto, la ordenanza establece unos «límites o requisitos» a partir de los que la recogida, transporte y gestión de los residuos asimilables a domésticos producidos en las industrias y los comerciales no peligrosos pueden dejar de ser competencia municipal.
El Ayuntamiento se encargará de la recogida, transporte y gestión de este tipo de residuos cuando no superen los 200 litros/día, si bien la normativa deja abierta la posibilidad de cobrar en un futuro un precio público por la realización de estos servicios. Se mantendrá la recogida de papel-cartón, catalogado como un residuo comercial no peligroso, sin límite de producción, para los comercios, siempre que se encuentren en el itinerario del servicio especial de recogida que tiene habilitado el Ayuntamiento.
Como novedad, en el caso de los comercios que no se adhieran, el Ayuntamiento se reserva la potestad de pedir, como así recoge la Ley de Residuos, de acreditar documentalmente la correcta gestión de sus residuos ante la entidad local, presentando una declaración anual. «Ahora el servicio de recogida especial de papel-cartón se limita a las zonas comerciales, aunque si alguien lo hace por su cuenta, tenemos la potestad, en cualquier momento, de pedirle que nos diga cómo lo está haciendo, es una manera de controlar que todo el mundo tiene su gestor», afirma Maroto.
Por otro lado, en el nuevo texto se incorporan las nuevas fracciones de residuos domésticos para los que existen contenedores específicos, gracias a los contratos suscritos desde 2007, de «aceite usado» y «ropa y calzado».
En cuanto a las infracciones, se mantienen los límites superiores, aunque se aumenta el límite inferior de las leves, pasando de 30 a 100 euros. Los redactores de la ordenanza han revisado la tipificación de las infracciones y se han introducido algunos cambios, y así, por ejemplo, el abandono de vehículos en la vía pública, considerada una infracción «muy grave», pasa ahora a ser «grave». Las sanciones, en función de la tipificación de la conducta, van desde los 100 hasta los 3.000 euros. En las infracciones leves se priorizarán medidas educativas y, en consecuencia primará, antes que la sanción, la advertencia verbal, o el requerimiento escrito.
La ordenanza establece que sin perjuicio de la sanción que se imponga, los infractores estarán obligados a la reposición de las cosas al estado en que se encontraban con anterioridad a la infracción cometida; de tal manera que si, por ejemplo, se quema o pinta un contenedor de basura, se deberá abonar también el coste del nuevo contenedor o su reparación.
El texto también recoge que las multas podrán ser sustituidas por trabajos a la comunidad, una fórmula que el Ayuntamiento viene utilizando para sancionar infracciones a la Ordenanza municipal de Convivencia Ciudadana. El Ayuntamiento firmará acuerdos de colaboración con las entidades públicas competentes en materia de menores, así como con los servicios sociales de las instituciones penitenciarias de la Comunidad Autónoma. Estos acuerdos permitirán la ejecución de las medidas de reforma impuestas por los juzgados de menores e instituciones penitenciarias consistentes en trabajos en beneficio de la comunidad, como labores de limpieza y de recogida de residuos.

La quema de un contenedor, hasta 3.000 euros de multa
Aunque, por fortuna, la quema de contenedores no se trata de un episodio frecuente, la Ordenanza de Residuos ha establecido una dura sanción para los autores de este acto vandálico. La quema de cualquier contenedor es considerada por la normativa como una falta «muy grave» y, por tanto, los infractores se arriesgan a pagar una multa de hasta 3.000 euros. Como además la ordenanza exige la reparación del daño, a la multa habría que añadir el coste de la reparación o sustitución del contenedor, lo que supone una sanción adicional de entre 600 y 900 euros. La ordenanza contempla que la multa pueda ser sustituida por sesiones formativas, participación en actividades cívicas y trabajos al servicio de la comunidad de la misma índole que el daño cometido. Se ha dado el caso, por ejemplo, de jóvenes infractores que han sido denunciados por quema de papeleras Con autorización del juzgado y de los padres, en el caso de ser menores, estos jóvenes han trabajado en la limpieza de zonas verdes.

via: eladelantado.com

Comments are closed.

Categorías

Archivos

Buscar gasolineras

Tecnología de
agosto 2020
L M X J V S D
« mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
UA-34868495-1css.php
Folder Name